top of page

$75,000,000,000 el gran problema que tenemos encima | Parte 2



Crédito foto: Pirani Escrito por Pablo J. Gutiérrez F. III

Publicado en la columna de opinión de Praxis el 2 de abril de 2024

Como recordaremos del artículo anterior, como país tenemos un problema algo grande - $75,000,000,000 en obligaciones del quebrado SEBD de la CSS. La pregunta que muchos nos hacemos es como resolver esto de la manera menos traumática posible. Digo menos traumática porque, a todas luces, será una solución en la que todos tendremos que sacrificar algo. Quien te diga lo contrario te está mintiendo o desconoce por completo del tema, punto. Veamos ciertas propuestas que existen, para entender en donde estamos parados.


Empecemos por una de las propuestas más comunes, y que es la que comparten dos candidatas [1] presidenciales por la libre postulación, la de regresar todos al sistema quebrado del SEBD, fusionando el Subsistema Mixto (SM) con este. Lo que buscan es la fusión de un subsistema saludable (pero que requiere ajustes en su estructura) y que cuenta con los ahorros de cientos de miles de ciudadanos, con el subsistema que, como explicamos en el artículo anterior, es todo menos solidario y funciona como un sistema piramidal. La peligrosidad de esta propuesta se puede analizar de distintas maneras, pero me enfocaré en dos.


La primera es el peligro financiero que causa, el cual haría ver como mínimo el problema actual de los $75,000,0000,000. Al fusionar los sistemas, metes a todos en el bolsón, generando obligaciones mayores a mediano y largo plazo. Por ejemplo, bajo los análisis actuales [2][3], el déficit (cuando los gastos son mayores a los ingresos) más alto que tendremos en un solo año es de poco más de $3,000,0000,000. Al realizar la fusión, el déficit, en su año más elevado, llegaría a estar cerca de los $13,000,000,000 [4]; sí, lo eleva en poco más de 4 veces su monto actual. Si ya de por si el sistema está quebrado, y pone al país en jaque, aquí sería perderlo por completo.


El segundo problema es aquel de la confianza. La seguridad jurídica, el estado de derecho, y el respeto al ahorro se perderían por completo. Esto se debe a que, en el SM, hay más de $2,300,000,000 [5] en cuentas de ahorro. Dichas cuentas de ahorro, según la ley 51 del 2005, son propiedad exclusiva de los ahorristas; es decir, es dinero tuyo, mío, y de todos los que han pagado, y pagan, cuotas a la CSS y que entran en el SM. La fusión lo que haría es quitarnos estos ahorros, efectivamente expropiando los fondos, lo que sería un ataque directo a la seguridad jurídica y a la cultura del ahorro. Esto establecería un precedente funesto que los inversionistas, tanto locales como extranjeros, tendrían que considerar al momento de considerar a Panamá como destino de inversión. Mirémoslo desde otra óptica, esto sería equivalente a que, en un futuro, utilicen el dinero que tenemos acumulado en cuentas de depósito en bancos, sean públicos o privados, para cubrir el déficit fiscal que tiene el gobierno.


Como hemos visto, la propuesta de fusionar los sistemas sea desde la óptica financiera, como desde la perspectiva de generar confianza y de reforzar la seguridad jurídica, no tiene ni pies ni cabeza.


Otra solución que se ha dado radica en inyectarle a la CSS más recursos para cubrir las pensiones. Se ha flotado una cifra de cerca de $3,000,000,000 [6] que destinaría el gobierno para cubrir los pagos futuros. Si bien esta idea ayudaría en el muy corto plazo, ya que sin duda cubre el déficit de este y el próximo año [7], no indica de donde saldrán los fondos, ni ataca el problema de raíz que tiene el SEBD. Es de particular preocupación esto último, ya que el SEBD tiene diversos factores que complican su problema de raíz. Por un lado, tiene el hecho de que es inversamente solidario, como se expuso en el primer artículo. Por otro lado, tenemos el hecho de que, con el paso del tiempo, la relación entre la cantidad de personas que trabajan y pagan cuotas, contra la cantidad de personas en edad de jubilación, se hace menor [8]. Esto es una parte importante del porqué la pirámide del SEBD está quebrada. Como en dicho sistema los jubilados actuales son mantenidos por los trabajadores actuales, se hace imposible, por la cantidad de dinero que se paga en pensiones, tener una relación de 1 jubilado contra, aproximadamente, 1 trabajador (al 2050, según el informe de la JTA [9]). Y, como las personas estamos viviendo cada vez más, el mantener a un jubilado se hace incrementalmente más caro. Pudiésemos también alegar que la cantidad de dinero que se aporta por persona, y el cálculo del beneficio que se recibe como pensión, debiese ser revisado, por ser financieramente insostenible, la corrección de las medidas paramétricas (término técnico para referirse a las variables que afectan al sistema de pensión – por ejemplo, edad de jubilación, cuotas pagadas, % de tu salario pagado al sistema, etc.) por si solo no generaría un arreglo al sistema. Sí, es importante la revisión de dichas medidas, pero por si solas no corrigen el problema.


En conclusión, dicha propuesta de inyectarle cerca de $3,000,000,000 al sistema es solo una que, como han hecho todos los gobiernos desde el 2009 para acá, patea la lata unos cuantos años más.


Si la fusión de los sistemas no es la solución, ya que hace el problema aún peor, y el inyectarle los $3,000,000,000 tampoco lo es, ¿cómo entonces arreglamos el agujero negro que se consumirá las finanzas del país y de cada uno de nosotros?


Es una excelente pregunta, que te responderé en la tercera, y última parte de esta serie de artículos. Por el momento, te dejo con un abreboca, ya que dicha reforma pasa por apalancarnos en educación financiera, en la reducción de gastos gubernamentales, en mejorar la supervisión y regulación de la CSS y del sistema de pensiones completo de Panamá, y en aplicar, de una manera tropicalizada, las mejores prácticas [10] internacionales en materia de pensiones, para hacer las mismas sostenibles, adecuadas en sus pagos, íntegras en su institucionalidad y que, amarrado al punto de educación financiera, contribuyan a una sociedad en la que se promuevan los valores del trabajo, la solidaridad real, y la responsabilidad individual.


[1] Artículo que cubre propuestas de la CSS dichos en el Primer Debate Presidencial - http://elsiglo.com.pa/panama/futuro-caja-seguro-social-proponen-jubilaciones-dignas-volver-sistema-solidario/24246145
[2] Presentación de la JTA de la CSS e - https://tramites.css.gob.pa/dialogo/doc/295.pdf
[4] Idem 2
[5] Ver Nota 19 de los últimos Estados Financieros de la CSS, disponibles al 3/3/2024 - https://transparencia.css.gob.pa/wp-content/uploads/2023/06/Estados-Financieros-2021.pdf
[6] Idem 1
[7] Idem 2, página 87
[8 -9] Idem a 2
[10] “Índice Global de Pensiones de Mercer CFA Institute 2023” - https://www.mercer.com/es-ar/insights/investments/market-outlook-and-trends/mercer-cfa-global-pension-index/ 

 

 

Estás leyendo la columna de opinión de Praxis. El contenido de este artículo no representa la posición de Praxis.


Puedes enviar tu artículo de opinión a holapraxis@gmail.com con el asunto "artículo de opinión".



¿Te gustó este artículo? Compártelo por WhatsApp con tus amigos.

🇵🇦 Nuestro objetivo es seguir investigando y hacer accesible el periodismo independiente en Panamá, sin importar el lugar en donde vivas ni tus ingresos. El apoyo de personas como tu, nos ayuda a mantener nuestra independencia y sostenibilidad operativa.


Recomiéndales Praxis a tus amigos y familiares.


⚡⚡ ¡Muchísimas gracias a todos los lectores que nos apoyan!


115 views0 comments

Comments


bottom of page