Efecto de la política en los jóvenes


Política, corrupción, diputados, donaciones, presidentes, Martinelli, Varela, Odebretch, Kenia Porcell, Panamá Papers… palabras claves con las cuales cualquier persona que viva en Panamá está familiarizada. ¿Por qué estamos familiarizados con estas palabras? será porque nos afectan como país, será porque afectan nuestro presente, será porque nos hacen sentir impotentes.

La política panameña ha entrado en una etapa oscura, plagada de corrupción, mentiras y, definitivamente, decepciones para nosotros los jóvenes que vemos como aquellas personas encargadas del futuro de nuestro país lo destruyen por conseguir un beneficio propio en vez de un beneficio común. Es triste la política panameña, pues la misma se está encargando de que los jóvenes no creamos más en la misma. Que no creamos en la legitimidad de los tres poderes: legislativo, plagado de rumores y verdades acerca del pobre trabajo de los diputados, judicial, en donde encontramos a magistrados que ejercen más como marionetas que como agentes de la ley, y el ejecutivo, que a base de mentiras y escándalos muy grandes de corrupción se ha ganado la apatía del pueblo pero especialmente de los jóvenes.

Ahora, te invito a que le preguntes a los jóvenes que significa para ellos estas palabras que te cité en el primer párrafo; pregúntales qué significa la política para ellos y qué les hace sentir la abundante corrupción que hay en nuestro país… yo, como joven panameña que se siente decepcionada de estar familiarizada con estos términos por escucharlos constantemente en las conversaciones familiares, los noticieros, las discusiones políticas de los programas de los domingos y que tiene muy poca fe en la política panameña puesto que me parece impersonal, sucia y despiadada, me tomé la libertad de preguntarle a distintos jóvenes, cuyos nombres fueron cambiados por petición de ellos, en un rango de edad de 17 a 24 años acerca de la política panameña y estos expresaron lo siguiente:

  • Antonio, 21 años: En la juventud panameña se ha generado una apatía hacia la plática puesto que los políticos prometen y prometen durante la campaña, pero estas promesas se vuelven nada cuando logran llegar al puesto político deseado. Esto hace que los jóvenes aborrezcan escuchar o hablar de política, que no crean en nadie y la sola idea de votar les parece una tontería. En el 2019, mi voto podría ir a Zulay Rodríguez, si llega a postularse, o a un candidato independiente.

  • Ruth, 19 años: La política sucia da un mal mensaje a la juventud, ya que hay una tendencia a imitar lo que hacen los adultos porque se supone que estos son “el ejemplo” y, si ellos ven a los que están allá arriba, con poder, hacer “tracalerías” y no sufrir repercusiones por lo mismo, van a creer que ellos pueden hacerlo también. En otras palabras, estamos creando una generación de jóvenes que asumirán que pueden hacer actos sin sufrir ningún tipo de consecuencia por los mismos. Al tener un presente dudoso, tendremos un futuro paupérrimo. A la vez, aquellas personas que no tienen esta mentalidad de oportunistas se dicen a sí mismos que es una perdida de tiempo tratar de mejorar esto pues al final todo siempre será lo mismo y la corrupción no cesará, sino que aumentará. Yo personalmente no creo en la política y en el 2019, mi primera votación, no votaré por nadie porque no creo en nadie.

  • Michelle, 17: A mi me gusta la política, pero la política de la buena, en la que gana el que tenga las mejores propuestas y no el que tenga más dinero. Siento que estas actitudes de mala política crean apatía y nos quitan la esperanza de que algún día tendremos políticos que luchen por los intereses del pueblo. Crean poca importancia en esta nueva generación, la mía, y nos afectan a futuro porque en unos 20 años esta generación será la que se encargue de la política del país… pero con los ejemplos que tenemos ahora, no esperemos que el futuro sea mucho mejor. Nos va a costar mucho poder tener una política 100% limpia. Cuando escucho que no nos interesa la política, automáticamente pienso que está mal puesto que solo interesándonos y exigiendo que los políticos den la talla es que podemos lograr un cambio. En el 2019 me va a costar mucho saber por quien votar.

  • Chantal, 19 años: Nunca he sido de estar muy pendiente a la política o a los sucesos que rodean la misma, pero se que el hecho de tener una “política sucia” nos afecta a los que nacimos a finales de los 90 porque en el 2019 votamos, pero ninguno o muy pocos conocemos la verdadera política… aquella que se basaba en el interés del pueblo, mejoras al país, aquella política democrática por la cual tanto lucharon nuestros padres en los 80. De algo estoy segura… en el 2019, muchos jóvenes no votarán a consciencia puesto que se fijarán más en el bienestar propio, gracias a la corrupción actual y el hecho de que ya nadie piensa en el bienestar del país, en especial los políticos. Yo, por ahora, creo que no votaría por nadie en el 2019.

  • Jolie, 18 años: Muchos hablan del futuro de las elecciones y los problemas del mismo… el problema sistemático de votar no está afectado directamente por aquellos que se lanzarán sino por los que se lanzaron e incumplieron. La única manera en que un político logre cambiar esta cultura es demostrándole a los constituyentes que él no es otro político más de molde. Lastimosamente, esto es raro que ocurra puesto que muchos políticos se desvían de los intereses principales, los del pueblo, que utilizaron como promesas de campaña para cumplir con las deudas con aquel que patrocinó la campaña. La juventud ve esta actitud y, no simplemente muestra poca fe e interés en la política, intentan replicarla si deciden meterse en el ámbito político puesto que esto fue lo que vieron y aprendieron… tomando siempre en cuenta que a estos “criminales elegantes” la ley no los toca. Crea una ilusión del crimen perfecto para ser replicado por gente joven que tiene mucho que ganar y poco que perder.

El escuchar la opinión de estos jóvenes me entristece, puesto que la mayoría de ellos simplemente no cree en la política. Debemos rescatar la política de la buena, aquella que inspiraba, aquella que nos enorgullecía, aquella que era transparente. Yo, sinceramente, no se si algún día la logremos tener de nuevo, pero es peor perder la batalla que no lucharla nunca.

Por eso te insto, joven panameño, a que luches por la democracia, luches por la política de la buena, luchemos por mejores líderes, luchemos por mejores políticos. No te conformes con políticos que te den jamones o donaciones de 20 dólares, busca políticos que mejoren tu futuro y tu presente.

… Y tú, ¿crees que la política actual panameña te afecta? ¿cómo crees que puedes ayudar a remediar esto? ¿en un futuro, quieres ser un político o ciudadano de los que hacen la diferencia?

Ángela Jiménez Rodríguez, miembro de Redefy Panamá

Puedes aprender más sobre Redefy Panamá, nuestra ONG juvenil, pro-justicia social, en nuestra página web, además de contactarnos a través del correo redefypanama@gmail.com.

¡No olvides seguirnos por Facebook, Instagram, Twitter y Snapchat!

#redefy #politica #corrupción #corrupcion

0 views