La Modernización de las Políticas Arancelarias Panameñas


Desde el siglo pasado, Panamá y Colombia han desarrollado relaciones político-económicas que en el día de hoy necesitan evolucionar. El camino para que nuestro país obtenga una estabilidad política sin provocar un debilitamiento en el desarrollo económico, con nuestro país vecino, es crear un entorno en el cual cada país tenga un resultado de ganar-ganar.

Nuestro sistema político carecía de autoridad propia en la primera mitad del siglo pasado. Esto nos complicaba el balance del juego decisional que correspondía la toma de decisiones consensuada e institucionalizada. En la segunda mitad, hemos organizado a la población y logrado derrocar el régimen militar. En la actualidad, la disciplina y orden rigen nuestro sistema político y económico dándonos las aptitudes necesarias para proponer mejoras sustanciales con nuestros países vecinos.

Por ejemplo, la decisión del aumento de aranceles que anunció el gobierno en la gaceta oficial, da una justa referencia del inicio del re-acomodo de nuestra recaudación por la balanza de pago. Hay medidas extremistas que no debemos contemplar hasta última instancia, como el Tratado de Montería que debilitarían al máximo las relaciones entre ambos países vecinos. Colombia por su lado, debe volver a sentarse y analizar las ventajas a plena vista de la buena relación entre nuestros países.

La legitimidad de este y otros beneficios que Colombia y Panamá poseen por tener relaciones “estables” se ve cuestionada por ambas sociedades debido a que uno se beneficiaba más que el otro. Nuestros clústeres principales, entre los dos países, contienen una sinergia apropiada para continuar creciendo y aumentando nuestra competitividad. El Canal de Panamá y la exportación de productos textiles, calzado y clinker por parte de Colombia son industrias claves para el desarrollo de nuestros países. Este último producto/rubro es la materia prima utilizada para la elaboración de cemento en sus distintas presentaciones.

Aunque sean medidas tímidas las que Panamá tome para enmendar nuestra sostenibilidad de la balanza de pago, son necesarias y justas ante el mercado internacional. El impacto en la modernización de nuestra política arancelaria es inmenso y nos brinda autonomía en el fortalecimiento con todos los países que tienen relaciones económicas con nuestro Istmo.

El análisis adecuado de estas nuevas exigencias panameñas debe ser bilateral, por lo cual Colombia también debe tener un diálogo adecuado para evitar la unilateralidad que se practicó en el siglo pasado. Las relaciones honestas y justas entre ambos países formarían una unión que fomentará la modernización de Panamá y favorecerá la economía colombiana.

La Prensa – Panamá Asiste a la Audiencia ante la OMC por el caso del arancel de Colombia https://www.prensa.com/economia/Panama-audiencia-OMC-arancel-Colombia_0_4989251067.html


26 views