¿Por qué las naciones protestantes son ricas y las católicas pobres?


América del Norte es protestante y rica y la del Sur católica y pobre. En Europa ocurre igual. Incluso en el hemisferio sur; compara Australia con Filipinas. Si consultas la lista de los diez países del mundo con mayor renta per cápita, los diez con mayor bienestar social, los diez más democráticos, los diez más transparentes o los diez menos corruptos, verás que siete u ocho son protestantes.

Veamos por qué:

1. Educación: Martín Lutero planteó la necesidad de que la gente leyera la Biblia en el siglo XVI con la Reforma Protestante. Se tuvo que hacer una campaña de alfabetización para instruir a un pueblo inculto. Pero en los países católicos con que el cura supiera leer ya era suficiente. Dos siglos después en Inglaterra y Holanda la alfabetización alcanzaba al 70% de la población, mientras España o Portugal no llegaba ni siquiera al 10%.

2. Ciencia: En los países reformados empezaron a interesarse por el estudio del mundo, de la naturaleza y de las estrellas. En estas naciones comenzaron a surgir muchos científicos, pero en los países del sur de Europa la Inquisición quemaba en mitad de la plaza a los científicos por herejes.

3. Mentira: Para los protestantes la mentira es un pecado muy grave ya que se cita en los Diez Mandamientos junto al homicidio y el robo. Pero en los países católicos, como Italia o Malta, es un pecado pequeño, por tanto, la mentira inunda la política, administración y finanzas y no puedes confiar en nadie.

4. Robo: En los países reformados se entendió claramente que el robo era muy grave, que todos éramos iguales y que la propiedad privada era un derecho inalienable de todos, pero en los países de la Contrarreforma, la propiedad privada era un privilegio de la Corona, la nobleza y la Iglesia Católica.

5. Ética en el trabajo: En los países católicos el trabajo es un castigo de Dios y los oficios manuales tienen menos prestigio que los intelectuales. En cambio, los protestantes piensan que el trabajo no es malo: de hecho, Adán ya trabajaba en el Huerto del Edén (Génesis 2:15).

6. Capitalismo: Para la Iglesia Católica la riqueza es un estigma y la pobreza un signo de humildad y sencillez. El protestantismo entiende que el problema no es el dinero sino el amor al dinero. El capitalismo, la banca y los negocios han alcanzado su máxima expresión en los países de la Reforma.

7. Democracia: En las naciones protestantes se apostó por la libertad y la democracia, y por una separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial. Destaca Suiza con su envidiable democracia directa. Los países del sur de Europa se ahogaron en un sinfín de monarquías absolutistas, fascismo, guerras civiles y golpes de estado que las condenaron a la pobreza y el atraso.

8. Separación de Iglesia-Estado: En las naciones protestantes se buscó dividir los poderes para que se contrapesen, la Iglesia Católica trata hasta la fecha de que el poder civil se someta al religioso.

9. Imperio de la ley: Para la Reforma todos los ciudadanos son iguales, mientras que para la Iglesia Católica no sólo todos no eran iguales, sino que había incluso algunos que estaban dispensados de cumplir la ley (por ejemplo, con las famosas bulas).

10. Valores bíblicos: Las naciones protestantes se han inclinado por los principios bíblicos y las católicas por tradiciones humanas. Es el contraste entre los valores del Libro versus los valores de ritos, procesiones e imágenes.

Fuente: https://josueferrer.com/2015/02/18/protestantes/


428 views